LA VOZ HUMANA: Una soledad inevitable

Por: Petite Janvier  • Susana Marlene Ortiz Herrera

Cuando la noche es más extensa que el día, donde te sumerges en una prolongada e intensa oscuridad; deseas cerrar los ojos y que tu vida se acabe ya. Esa terrible sensación ocurre cuando tú corazón se apega a un amor que te deja por otro corazón. Y es cuando comprendes que por absurdo que parezca te anclas a la vida de alguien más.

“La Voz Humana” escrita por Jean Cocteau, dirigida y adaptada por Alonso Ruizpalacios, con la música de Francis Poulenc, bajo la dirección musical de Tomás Barreirouna, nos adentra en una estupenda ópera que a través del canto y la música nos explica como una mujer se hunde en una profunda depresión por la pérdida de un amor al que estaba unida a través de la tecnología.

La obra inicia con una plática a través de señas, donde una voz humana dice que ya no existe tal relación, el corazón ha dejado de sentir esa vibrante sensación de amor que te inquieta cada vez que la vez o escuchas hablar. Mientras que la voz endulzante del canto te narra que sigue enamorada cada día más, que no puede dejar ir a su amor perdido, porque la vida ya no tiene sentido para ella, porque ha entregado su vida noche y día a su amor a través de una conexión telefónica que la deslumbra cada vez que comienza a sonar.

La voz del piano fascinante nos hace sentir la inmersa depresión y desamor que conlleva a tomar la decisión de querer terminar con tu vida, porque se niega a aceptar la profunda soledad en que ha caído, esperando una motivante reflexión para volver a comenzar.

El maravilloso theremin es aquella voz que representa la temible tecnología, donde se conecta para reclamar, incitar, evidenciar, desmotivar y encarar la verdad que enlista el puente abismal de una relación que ha dejado de amar.

El clímax teatral llega cuando las cuatro voces hablan sin parar, donde interactúan armoniosamente para mostrar el pasado que ya no está, el presente que se resiste a entrar y el futuro a cambiar.

Y así culmina esta hermosa opera que entre la voz, la música y el lenguaje de señas nos permiten ver la influencia de la tecnología en las relaciones cercanas y a distancia, la pérdida de un amor, el suicidio, el desapego y el surgimiento de una nueva vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.